Recuperando el sentido de la propia vida


Eje I: El marco de atención

Las entrevistas son más largas que en las psicoterapias habituales. El trato es cordial, cálido y amable. Se jerarquiza el humor, la informalidad y se permite y estimula un ámbito relajado 
El abordaje psicoterapéutico es compasivo, activo y acrítico. El régimen de citaciones depende de la evaluación que se haga de las reales necesidades de atención, realizada junto con el paciente.

Eje II: La Psicoterapia Zen propiamente dicha

La Psicoterapia Zen o psicoterapia basada en el budismo es una psicoterapia cognitivo existencial, la más antigua de la historia de la humanidad. Revisa y analiza de un modo acrítico, empático, eficaz y científico como nuestra mente procesa y crea una realidad para nosotros. Usando técnicas propias específicas (toma de perspectiva, afrontamiento, reestructuración cognitiva, soporte familiar y del entorno, etc.) alcanzamos dos objetivos. El primero es estudiar cómo las personas entienden y utilizan las informaciones que llegan desde sus sentidos, imaginación, recuerdos y fantasías al campo de su conciencia. El segundo objetivo es evaluar cómo esas cogniciones condicionan nuestra conducta. De acuerdo a cómo percibimos el mundo, nos comportamos. Si lo percibimos amenazante nos sentimos a la defensiva. Si sentimos a nuestro mundo interno y externo en paz actuamos pacíficamente. 

El Budismo es una tradici√≥n compasiva, ecol√≥gica, amable y que enfatiza el estar noblemente aqu√≠, ahora y as√≠. El Budismo afirma la necesidad de acceder al ‚Äúmundo tal cu√°l es‚ÄĚ. En la Noble Doctrina se anima a nuestro semejante y a uno mismo a mantener nuestra atenci√≥n en el momento presente, confiando en la sabidur√≠a innata de todo ser humano para realizar todo su potencial, ser feliz y desarrollar una vida trascendente.

La Psicoterapia Zen:

1. Enfatiza la importancia del aquí y ahora del paciente, mostrando el error que proviene de sobreestimar la importancia del pasado o la anticipación del futuro.

2. Ayuda a lograr el desapego por todo tipo de codicia, generando un inmediato cese del sufrimiento en todas sus variantes.

3. Intenta la transformación de las creencias erróneas y sin basamento lógico - que constituyen fuentes importantes de nuestro sufrimiento- en un modo de vincularse con la vida racional ,práctico y agradable.

4. Permite que la necesidad humana de trascendencia encuentre un espacio de respeto y apreciación.

5. Ense√Īa y educa en la pr√°ctica de la compasi√≥n y la paciencia del paciente para con s√≠ mismo y para con los dem√°s.

6. Desarrolla en el paciente un modo respetuoso de ver y aceptar su diversidad y la de los dem√°s.

7. Explora y dise√Īa nuevos paradigmas de progreso, √©xito, responsabilidad y objetivos a ser alcanzados en la vida.

8. Comprende y promueve todo tipo de actividad recta que permita una vida con plena libertad.

9. Modifica y enfatiza el error en conceptos que promueven el sufrimiento, tales como culpa, pecado, autoboicot, castigo, etc

10. Integra en su práctica cotidiana todos los avances técnico-científicos con una mirada humanística y de trascendencia personal.

 

Eje III: Meditación en la Psicoterapia Zen

Uno de los procedimientos que utilizamos es la práctica habitual es la meditación, en el ámbito de la propia entrevista y en el consultorio.

Para ello recurrimos a técnicas propias del Budismo.

Todos los ejercicios de meditación que practicamos en la Psicoterapia Zen se pueden realizar después de la entrevista terapéutica y brindan una mejoría en la calidad de vida.

 

Eje IV: Aceptación y fomento de los avances de las neurociencias y la psicofarmacología

La Psicoterapia Zen no sólo no se opone sino que admite y recibe de muy buen grado todos los avances de las neurociencias y la psicofarmacología en términos de métodos de diagnóstico, prevención y tratamiento de los problemas de salud mental, espirituales y de adaptación cotidiana de la persona en un mundo muy exigente y difícil de transitar en paz.

Adicionalmente promueve el uso de herramientas objetivas y subjetivas de evaluación de la mejora del paciente, desde un marco de probada eficacia, con el propósito de que el paciente pueda evaluar su propia evolución.

 

¬ŅC√≥mo trata la Psicoterapia Zen la sensaci√≥n de vac√≠o existencial?

Una vez realizado el diagnóstico de vacío existencial, y con base en los fundamentos referidos previamente, se intentará que la persona trabaje en las siguientes áreas, entre otras:

a) Evite entrar en an√°lisis generales. Por ejemplo que no use su tiempo prioritariamente en tratar de discernir ‚Äú ¬Ņcu√°l es el sentido de la vida?‚ÄĚ sino que se plantee la pregunta m√°s sencillamente como ‚Äú¬ŅCu√°l es el sentido de mi vida?‚ÄĚ.

b) Empiece descartando aquellas respuestas para superar su vacío existencial que claramente no se asocien con ser más feliz en el presente momento y siga usando sus recursos (junto al terapeuta) para hallar el sentido a su propia vida.

c) Entienda que, aunque corrientemente se declame lo contrario, nuestro modelo de organizaci√≥n social no est√° construido teniendo como prioridad la b√ļsqueda de la felicidad sistem√°tica de sus integrantes. Por el contrario, las ocasiones de felicidad ‚Äúdeben‚ÄĚ ser pocas, espec√≠ficas y definidas (por ejemplo: las fiestas de fin de a√Īo, las vacaciones, etc.) y que ‚Äúdebemos seguir tirando para adelante‚ÄĚ sin soluci√≥n de continuidad hasta alg√ļn futuro impreciso.

d) Fundado en esto, se trabaja junto con el paciente para que observe que criterios tales como el ‚Äú√©xito‚ÄĚ, el ‚Äúpoder‚ÄĚ, la ‚Äúfama‚ÄĚ, ‚Äúla belleza‚ÄĚ no necesariamente son sin√≥nimos de felicidad y libertad.

e) Reconozca que, finalmente, su vida es su vida.

Su vida no es, por así decirlo, un gran espectáculo interactivo en el que cualquiera puede opinar, decidir u obrar.
f) Observe que el permiso que cada uno da a los demás para influir en su vida personal es suyo, limitado a aspectos puntuales de su vida y puede revocarse por su decisión cuando cada uno lo vea apropiado.

g) Recuerde que naci√≥ libre y que fue siendo condicionado por m√ļltiples factores a lo largo de su vida. Que esos condicionamientos pueden ser modificados poniendo la felicidad como centro.

h) Recupere su libertad para atender, al menos con tanta vehemencia, a la b√ļsqueda de su felicidad como al cumplimiento de su rol familiar, social, laboral, etc.

Esas herramientas, sumadas a un trabajo concienzudo y libre son en nuestra experiencia profesional, muy buenas bases para que la persona encuentre su sentido a su vida, de un modo compasivo con sí y con los demás, y lo ejerza de pleno derecho.

 

Programa Redescubriendo el sentido de tu vida.

Desde hace m√°s de 20 a√Īos contribuimos a que las personas descubran el sentido de sus propias vidas. Esto es hace en grupo o individualmente. Lo/a invitamos a consultarnos a nuestros medios disponibles¬†